posted by on Decoración

No comments

¿Qué material escoger en el sofá?

¿Estás en el proceso de escoger sofá? Te habrás dado cuenta entonces de que es algo más difícil de lo que a priori considerabas.

Son muchos los factores a tener en cuenta, desde precio hasta tapicería, y en el caso de este último toma bastante tiempo y reflexión elegir el material que queremos tenga nuestro sofá, pues en definitiva es la cara visible del mismo y por tanto uno de los componentes que más influyen en su capacidad estética y decorativa, así como también en otros aspectos de orden práctico como comodidad y resistencia al paso del tiempo.

En el presente artículo te ofrecemos información útil para discernir qué material escoger en el sofá.

Tela acorde al uso

Lo primero a tener en cuenta cuando elegimos el material de nuestro sofá es el uso que daremos al mismo. “El tapizado de uno destinado a un salón, que tendrá un uso continuo y frecuente, no tendrá los mismos requerimientos que el de uno que será dispuesto en un porch o entrada a un hogar, de uso más ocasional”, nos dicen desde el portal sofasvalladolid.com. “Podemos elegir el tapizado o material entre una amplia variedad de telas, cada una de las cuales tiene características y demandas específicas para su cuidado”, continúan aconsejándonos.

En este sentido, resulta importante atender especialmente a las propiedades de cada tela, ya que por ejemplo el algodón, en tejidos o materiales como loneta, chenilley chintz,  es muy resistente, mientras que la fina y estética seda, en otros como damasco y gasa, no lo es.

Como habrás de suponer, esto es de singular importancia para definir el material del mueble en dependencia de la locación que tendrá. Uno para exteriores deberá ser resistente a la humedad y otras incidencias climáticas, mientras que para interiores podremos contemplar más lo estético.

No valorar solo el diseño

El diseño de la tela o material que materializará el tapizado de nuestro sofá es importante, pero no lo único a contemplar. Hacerlo sería un grave error, ya que el material en cuestión también debe ser valorado por su resistencia, durabilidad, rendimiento y composición.

De esta forma, debemos conocer que el brocado, la chenilla, chintz, corderoy, damasco, cretona y otros tejidos y materiales, tienen sus propias particularidades, las que habremos de tener en cuenta antes de elegir el correcto para nosotros. Un especialista, si lo informamos sobre qué queremos de nuestro sofá, dónde lo dispondremos, etc., nos podrá asesorar sobre cuál es el mejor para nosotros.

Recuerda que desde el punto de vista estético todos podrán sernos funcionales, pues los tenemos en distintos colores y estampados, pero esto es solo la punta del iceberg de elementos a analizar. Lo dicho también aplica a tapizados más trabajados tecnológicamente como mohair, ultrasuede y cuero.

Aspectos de singular importancia en el material

Además de todo lo dicho hay otros aspectos sobre el material de un sofá que no debemos pasar por alto.

Entre estos tenemos a los tonos y sobre ellos es importante saber que los claros nos dan luz y la sensación de un espacio amplio, por lo que son ideales para los recintos pequeños, mientras que los oscuros, más resistentes visualmente al uso diario, realzan el protagonismo del mueble.

Asimismo, materiales basados en telas calefactables permitirían que el sofá contribuyese al ahorro energético, mientras que aquellos lavables se erigen como los ideales para hogares con niños y mascotas.

Leave a Reply

css.php